Conecta con DBasket

NBA - Partidos

Rockets 108-116 Jazz

El cerebro de Quin Snyder arranca un triunfo sorpresa en Houston

Un soberbio Joe Ingles anotó 27 puntos (tope de su carrera) para empatar la serie antes de viajar a Salt Lake City.

Joe Ingles anota una bandeja para los Jazz de Quin Snyder
Fuente: ESPN

Saltó la sorpresa. Los Utah Jazz, que no habían vencido ni una sola vez esta temporada a los Houston Rockets, se llevaron un valiosísimo triunfo del Toyota Center gracias a la ingeniosa defensa diseñada por su entrenador Quin Snyder. Los Jazz tiraron de estrategia y banquillo y doblegaron al mejor equipo de la regular season en su cancha.

Previa

La victoria en el primer enfrentamiento de la serie, más la magnífica racha del equipo de Houston, hacían presagiar un encuentro hasta cómodo. Los Rockets, comandados por James Harden y con unos escuderos tan valiosos como Chris Paul y Clint Capela, entraban a su cancha con la sensación de que solo necesitaban imponer su ritmo para viajar tranquilos a Salt Lake City.

Los Jazz, en cambio, afrontaban el encuentro con más descanso con respecto al partido anterior –entre el último choque ante los Oklahoma City Thunder y el primero ante los Rockets solo hubo un día de descanso–, y eso se notó en las piernas. El equipo necesitaba una victoria no solo para igualar la serie sino para reforzar su moral de cara a los próximos encuentros ante un equipo al que no habían conseguido hacer ni cosquillas durante la regular season.

Quintetos iniciales

HOU J. Harden C. Paul T. Ariza P.J. Tucker C. Capela
UTA D. Mitchell R. O’Neale J. Ingles D. Favors R. Gobert

Defensa sólida y ataque implacable

Decía el mítico Charles Barkley antes del partido que no veía a los Utah Jazz venciendo un solo partido a estos Rockets porque necesitarían más de 110 puntos, y no creía que este equipo lograra anotar tanto. Craso error de un célebre bocazas de la NBA. Estos Jazz han demostrado ser capaces de todo, en gran parte porque tienen a un entrenador que sabe perfectamente lo que hacer y cuyo libreto parece ser inagotable.

Quin Snyder tenía claro que el factor diferencial en el equipo adversario eran James Harden y los triples, por lo que preparó a la zaga para proteger ambos factores. Éxito absoluto. Ni siquiera necesitó a la mejor versión de su estrella (Donovan Mitchell “solo” anotó 17 puntos). La defensa visitante no permitió apenas tiros cómodos, secó el arco –10/37 en tiros de tres para los Rockets– y acogotó a La Barba, quien acabó con cinco personales (varias de ellas en ataque). Snyder había sacado su chistera y planteó algo muy incómodo para Harden: cada vez lo defendía un hombre distinto. Sus ataques los frenaban Exum, Gobert, O’Neale, Mitchell o Ingles, cada cual con su estilo.

Fruto de esta estrategia, que no supo contestar Mike D’Antoni, cuya principal baza pareció ser intentar frenar a Mitchell, los Jazz se fueron al descanso con nueve puntos de ventaja: al vendaval que había supuesto el primer cuarto (28-36) los Rockets respondieron con un empujón de su capitán. Harden impuso su ley para ayudar a su equipo a remontar una desventaja de hasta 18 tantos y ponerse por encima en el tercer tiempo.

El banquillo fue clave

Pero los Jazz y Snyder tienen algo que no poseen todos los equipos: un fondo de armario ilimitado. Si bien Alec Burks y Dante Exum han pasado de puntillas durante casi toda la temporada por diferentes razones, ayer dieron el espectáculo desde la banca. El primero con un acierto y una electricidad vertiginosa en ataque y el segundo cerrándole la puerta a Harden en defensa. Acompañados por un siempre fiable Jae Crowder, rompieron la puerta de atrás de los de Houston anotando 41 puntos.

El equipo de Salt Lake City solo tenía una vía de agua: los balones interiores. Sobre todo en la primera parte, Clint Capela campó a sus anchas por la zona sin ser detenido eficazmente por los interiores visitantes. Sin embargo, tampoco pudo él esta noche con Rudy Gobert, quien volvió a reivindicarse capturando 14 rebotes.

Mención aparte merece Joe Ingles. Nadie se creía lo que habían hecho los Jazz  cuando le ofrecieron una millonaria renovación al australiano el pasado verano… y anoche cerró bocas. Career high para el de Adelaida (27), quien además rompió el récord de triples anotados por los Jazz en playoffs (7/9) y coordinó maravillosamente la defensa cuando estuvo en pista. Es un alero con cabeza de base. La noche la remataba Donovan Mitchell con un mate que hace pensar si este chico es verdaderamente un rookie: espectáculo en estado puro.

Al final, 108-116 para unos Utah Jazz que, al igual que hicieron con los Thunder en la anterior eliminatoria, se llevan el empate a uno al Vivint Smart Home Arena. Veremos qué as se saca de la manga Quin Snyder para el próximo partido.

A destacar

· Gran noche de Joe Ingles, que terminó como máximo anotador de su equipo (27), además de anotar 7/9 en triples y 10/13 en tiros de campo. Otros cinco de sus compañeros anotaron en dobles dígitos, de los que tres lograron un doble-doble: Donovan Mitchell (17 puntos y 11 asistencias), Alec Burks (17), Jae Crowder (15 puntos, 10 rebotes), Rudy Gobert (15-14) y Derrick Favors (10).

· James Harden se fue esta vez a los 32 tantos y 11 asistencias. También Clint Capela logró dobles dígitos en dos estadísticas: 21 puntos y 11 rebotes. Chris Paul y Eric Gordon sumaron 23 y 15 respectivamente para completar la cuenta de jugadores de los Houston Rockets con diez o más.

· Anoche se rompieron dos récords de los Jazz: los siete triples de Joe Ingles son el máximo de la franquicia en playoffs, y también lo son las 11 asistencias de Mitchell: John Stockton logró diez de máximo en 1985. Además el escolta es el tercer máximo anotador histórico en su temporada de rookie en los ocho primeros partidos de postemporada (suma ya 208 puntos), superado solo por Kareem Abdul-Jabbar (287) y Wilt Chamberlain (273).

Pincha para comentar

Más Conferencia Oeste