Conecta con DBasket

NBA Draft

Analizamos el histórico de las noches de junio

Número a número: las mejores elecciones del draft (del 30 al 21)

Repasamos las mejores elecciones de la historia del draft posición por posición. Hoy, del número 30 al 21.

nba draft

En el draft siempre se puede encontrar valor. Elijas en la posición que elijas. Si bien es cierto que, cuanto más alta sea la selección de un equipo, más altas son las posibilidades de seleccionar a un nombre que cambie el rumbo de una franquicia, muchos son los ejemplos que muestran que, con un poco de suerte y un buen ojo a la hora de buscar talento, podemos encontrar una estrella en cualquier posición.

Como es evidente, muchos (muchísimos) grandes jugadores son los que se quedan fuera de esta lista. No ha sido nada fácil elegir a los treinta y, seguramente, si quisiéramos elaborarla de nuevo, otros nombres aparecerían en ella. Dicho esto, abrimos el paraguas del debate para que nos comentéis quién es ese jugador que te falta o que te sobra. En esta primera parte, repasaremos las elecciones más bajas de primera ronda: del número 30 al número 21. Empecemos.

30. Spencer Haywood (Buffalo Braves, draft de 1971)

La carrera del ala pívot es algo más que la de un buen jugador de la época. Tuvo un año rookie fulgurante, promediando 30 puntos y 20 rebotes en la ABA, antes de que esta y la NBA decidieran unir sus caminos y fusionarse. En dicho curso fue nombrado novato de año, MVP de la liga y del All-Star. Campeón a finales de los setenta con los Lakers, su trayectoria se torció por el consumo de cocaína que arrastró también a algunos de sus compañeros y le enfrentó a su entrenador Paul Westhead, hasta el punto de contactar con unos gángsteres de Detroit para que lo mataran. Disputó cinco partidos de las estrellas y fue elegido cuatro veces en el mejor quinteto de la temporada.

29. Dennis Johnson (Seattle Supersonics, draft de 1976)

Pieza clave para los Celtics de McHale, Parish y Bird, que conseguirían dos títulos de la NBA con Dennis en el equipo. Participó en cinco All-Stars y formó parte nueve veces del Equipo Defensivo del Año. Antes de su etapa en Boston, consiguió su primer campeonato con el equipo que le eligió, Seattle, siendo además el MVP de las Finales. Fue inducido en el salón de la fama en 2010 y es considerado uno de los mejores defensores exteriores de todos los tiempos.

28. Tony Parker (San Antonio Spurs, draft de 2001)

Es difícil entender la historia reciente de San Antonio sin su figura principal en el puesto de base. El MVP de las Finales de la temporada 2006/07 fue el primer gran jugador francés que pisó la máxima competición americana, y desde entonces ha sido campeón en cuatro ocasiones, además de seis veces All-Star. Excelente finalizador cerca del aro pese a su altura, con unos promedios de 15,8 puntos y 5,7 asistencias en 17 años de carrera NBA, es uno de los dos jugadores de esta primera parte de la lista que siguen en activo. Y es que el francés consiguió lo más difícil: ser la prolongación de Popovich en pista durante los mejores años de los Spurs.

27. Dennis Rodman (Detroit Pistons, draft de 1986)

Su relación en los últimos años con Kim Jong-un es otra muestra más de que Rodman no deja indiferente a absolutamente nadie. Un carácter nunca visto en la NBA, que le hizo lograr ser máximo reboteador durante siete años consecutivos y cinco veces campeón, dos con Detroit y tres con los Bulls de Jordan y Pippen durante su segundo three-peat. Luchador insaciable y personaje excéntrico, dejó frases para el recuerdo como El cincuenta por ciento de la NBA es sexo, el otro cincuenta, dinero y resumió su carrera en una frase:  “Sólo intenté aportar cosas nuevas a un juego donde ya estaba todo visto, nada más.

26. Vlade Divac (Los Angeles Lakers, draft de 1989)

El ahora ejecutivo de Sacramento Kings llegó a la liga con un difícil papel: sustituir al legendario Kareem Abdul-Jabbar en Los Angeles. Fue nombrado en el quinteto ideal de rookies y se convirtió en un jugador carismático pese a sus dificultades con el inglés. Aunque no posee un gran palmarés, es uno de los siete jugadores en la historia con 13000 puntos, 9000 rebotes, 3000 asistencias y 1500 tapones (la lista la completan Kareem, Olajuwon, Shaq, Duncan, Garnett y Pau Gasol). Su último logro para los angelinos fue que los Hornets aceptarán intercambiarle por un tal Kobe Bryant.

25. Mark Price (Dallas Mavericks, draft de 1986)

Para muchos expertos uno de los jugadores más infravalorados de la historia, afectado quizás por jugar toda su carrera en un mercado pequeño como era Cleveland (pre-LeBron). Las lesiones y, por qué no decirlo, coincidir en el tiempo con un tal Michael Jordan, frustaron las opciones de título de Price. Era un defensor rápido e inteligente que robaba muchos balones, pero donde realmente destacaba era en ataque. Excelente tirador, es uno de los siete jugadores pertenecientes al Club 50-40-90 (porcentajes en tiros de campo, triples, y tiros libres) en una temporada junto con leyendas como Bird, Reggie Miller, Nash, Nowitzki, Durant y Stephen Curry. Cuatro veces All-Star y otras tantas elegido en el Primer Equipo de la NBA.

24. Arvydas Sabonis (Portland Trail Blazers, draft de 1986)

Kyle Lowry, Latrell Sprewell, Terry Porter, Andrei Kirilenko, incluso Derek Fisher. Difícil decisión en este número 24, en el cual nos debemos inclinar por uno de los mejores jugadores europeos de la historia. Afectado por las lesiones durante toda su carrera, llego a la NBA con 31 años y mostrando destellos de lo que era: uno de los mejores pívots del mundo en los años ochenta y noventa. Campeón de tres ligas soviéticas, en España sorprendió a todos con el CB Valladolid, lo que le haría firmar por el Real Madrid, con quien ganaría dos ligas ACB, una Euroliga y ser considerado el mejor jugador europeo del año en seis ocasiones durante su periplo por España. En la liga norteamericana disputó siete temporadas, ya con el físico muy mermado por las lesiones. Aún así, fue elegido en el mejor quinteto de novatos en su primer año con los Blazers, y llegó a promediar 16 puntos y 10 rebotes en su mejor temporada con los de Oregon. Uno de los mayores ¿y si? (en este caso, ¿y si hubiese llegado más joven?) de la historia de la NBA.

23. Alex English (Milwaukee Bucks, draft de 1976)

Para muchos uno de los jugadores olvidados de los años ochenta. A la sombra de Jordan, Wilkins, Magic, Erving o Bird, English se alzó como el máximo anotador de la época. Disputó ocho partidos de las estrellas y formó parte del segundo mejor quinteto de la NBA en varias ocasiones. Su apodo Poetry in Motion definía a la perfección tanto la pasmosa facilidad que tenía para anotar en la cancha como su afición por escribir libros de poemas e incluso atreverse a participar en el mundo del cine. En su primera temporada en Denver, lograría junto con Issel y Thompson algo que muy pocas veces hemos visto en la historia de la liga: tres jugadores de una misma franquicia promediando más de 20 puntos en una temporada. De hecho, Alex English anotó 47 en el partido con el marcador más alto de la historia: Denver Nuggets 186-184 Detroit Pistons. Una máquina de meter el balón en la canasta.

22. George McGinnis (Philadelphia 76ers, draft de 1973)

Precisamente McGinnis fue el predecesor de English en el conjunto de Colorado. En su primer año en la NBA (anteriormente había participado en la ABA, formando parte del Mejor Equipo Histórico), el de Indiana fue elegido en el Primer Equipo de la Temporada y junto con Julius Erving llevaron a los Sixers a las finales del 77. Durante su carrera promedió 20 puntos y 10 rebotes y logró ser elegido seis veces en el All-Star. Uno de los interiores más dominantes de la liga en la década de los 70.

21. Rajon Rondo (Phoenix Suns, draft de 2006)

Traspasado directamente a los Celtics, sería en la franquicia de Boston donde veríamos a Rajon a su máximo nivel. Máximo asistente de la temporada en tres ocasiones y cuatro veces nombrado en en el Primer Quinteto Defensivo, Rondo fue una pieza clave para el campeonato verde en la temporada 2007/08, ante los Lakers de Bryant y Gasol. Es el segundo jugador de la historia con más partidos consecutivos de 10 o más asistencias (37), empatado con Stockton y sólo por detrás de Magic Johnson. Esta temporada, logró 25 asistencias contra Brooklyn Nets, algo que no se veía en la NBA desde Jason Kidd en 1996. Arrastrando problemas en el tiro durante toda su carrera, su llegada a unos Celtics en los que convivían Garnett, Allen y Pierce dio eficacia al sistema de Doc Rivers. Uno de los mejores asistentes de la historia del baloncesto.

Pincha para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más Equipos