Conecta con DBasket

NBA Draft

Segunda parte de nuestro análisis especial

Número a número: las mejores elecciones del draft (del 20 al 11)

Repasamos las mejores elecciones de la historia del draft posición por posición. En esta segunda edición, del número 20 al 11.

NBA Draft
Fuente: Sporting News

Tras la bien recibida primera parte (que podéis leer pinchando aquí), seguimos con nuestro análisis de las mejores elecciones por puesto en el draft. Volvemos a recordar dos cosas importantes: la primera, que este ranking es totalmente subjetivo; la segunda, que el orden se refiere al mejor jugador elegido en cada elección numérica, y no a los mejores jugadores seleccionados vía draft a nivel histórico. Con esto felizmente aclarado, empecemos.

20. Larry Nance (Phoenix Suns, draft de 1981)

Padre del ahora jugador de Cleveland Cavaliers es conocido, entre otros logros, por ser el primer ganador del concurso de mates de la NBA. Empezó su carrera en Phoenix, franquicia que tras siete temporadas y una aparición en el partido de las estrellas le traspasó a los Cavaliers, donde compartió vestuario con otro integrante de esta lista, Mark Price. Fue seleccionado para el All-Star en tres ocasiones, y formó parte de varios equipos defensivos de la temporada. Uno de los interiores más atléticos de la historia del baloncesto.

19. Tiny Archibald (Cincinnati Royals, draft de 1970)

Logró su único titulo de la NBA en Boston, donde acompañaba a un prácticamente recién llegado Larry Bird. Ese mismo año, en su quinta comparecencia en el All-Star (aglutinaría seis en total durante su carrera) se convirtió en el MVP del Partido de las Estrellas. Años atrás, en 1973, consiguió algo que nadie ha sido capaz de repetir: ser el máximo anotador y asistente en una misma temporada, con promedios de 34 puntos y 11,4 asistencias ya vistiendo la camiseta de los Royals en Kansas City. De corta estatura pero treméndamente explosivo, su capacidad anotadora decayó precipitadamente con el paso de los años, aunque su visión de juego siempre le facilitaba las cosas dentro de la cancha.

18. Joe Dumars (Detroit Pistons, draft de 1985)

Integrante del mítico equipo de los Bad Boys de Detroit que consiguieron dos títulos consecutivos (en el 89 y el 90) bajo el liderazgo de Isiah Thomas y un estilo de juego duro, rocoso y considerado sucio por alguno de sus coetáneos. Es cierto que era considerado el menos marrullero (de hecho, hay un trofeo a la deportividad que lleva su nombre), pero era un tremendo stopper y consiguió ser elegido cinco veces en el mejor quinteto defensivo de la liga y otras tres en uno de los mejores quintetos totales. Uno de los mejores escoltas de la historia y probablemente el mejor defensor exterior si no fuese por un tal Michael Jordan, se hizo con el título de MVP de las Finales en 1989 tras ser clave en el barrido que sometieron sus Pistons a Los Angeles Lakers de Magic, Abdul-Jabbar y Worthy, a quienes se impusieron por un colosal 4-0.

17. Shawn Kemp (Seattle Supersonics, draft de 1989)

Shawn llegó a la NBA siendo el jugador más joven del momento y con una capacidad atlética impresionante. De no ser por los Bulls de Jordan, los de Seattle sumarían algún anillo más, especialmente el de 1996, cuando a pesar de los números de Kemp (20,9 puntos, 10,4 rebotes y dos tapones) los de Chicago se impusieron en seis partidos. Fue nombrado tres veces en el mejor quinteto de la liga, pero sus problemas de peso, además de su adicción al alcohol y a la cocaína frenaron la carrera del de Indiana, que también pasó por Cleveland, Portland y Orlando.

16. John Stockton (Utah Jazz, draft de 1984)

Siempre en el debate del mejor base de la historia, lo único que le faltó en su carrera fue proclamarse campeón de la NBA (y todos sabemos quien estaba enfrente). Por lo demás, sus cifras asustan: jugador con más asistencias de la historia (15.806), más robos (3.265), mayor número de temporadas y partidos consecutivos en un mismo equipo (Utah Jazz), tercer jugador con más partidos de la historia (sólo por detrás de Kareem y Parish). El bueno de John sólo se perdió 22 partidos en las 20 temporadas que disputó en la NBA. Su dúo con Karl Malone en Salt Lake City es historia del baloncesto. Su visión de juego y su capacidad defensiva eran demasiado para unos rivales que tuvieron que soportar como además mejoraba su tiro exterior con el paso de los años. Ordenadores Stockton. Sin más.

15. Steve Nash (Phoenix Suns, draft de 1996)

Los fans de Phoenix que le abucheaban en aquella noche del draft a mediados de los noventa ni se imaginaban que tendrían delante de ellos a otro de los mejores bases de la historia. Otro más del club de los grandes jugadores sin título, eso sí. Fue en Dallas donde se consolidaría como un gran nombre dentro de la liga, pero al volver a Phoenix ganó sus dos MVPs de la temporada regular. A las órdenes de D’Antoni y con Marion, Joe Johnson y Stoudemire como compañeros, los Suns desarrollaron un juego vistoso y de alta anotación, ese Seven Second or Less que tiene mucha culpa de la evolución del baloncesto hacia el juego de triples y ritmo alto que vemos hoy en día. En 2008 se unió a otro selecto club, el del 50-40-90. Antes de marchar a Lakers en el final de su carrera para buscar un campeonato NBA que nunca llegó, Nash acumuló ocho apariciones en el All-Star, fue seleccionado siete veces en uno de los mejores quintetos de la liga y fue el máximo asistente de la misma durante cinco campañas. Su espalda terminó retirándole de un baloncesto que disfrutó durante 18 temporadas y en el que siempre fue eficaz tirando de una cabeza privilegiada para el deporte y no de su físico. Ahora Nash se ha pasado al fútbol: es accionista del Mallorca.

14. Clyde Drexler (Portland Trail Blazers, draft de 1983)

Vale, Drexler es el mayor culpable (sin quererlo, por supuesto) de que Portland no se plantease elegir a Jordan en 1984, optando por Sam Bowie en uno de los mayores errores históricos de la liga norteamericana, pero también es cierto que el mítico escolta de Louisiana llevó a Portland a las finales de 1990 y 1992. Motivos suficientes para formar parte del Dream Team que ganó el Oro Olímpico en Barcelona y para su segunda posición en la pugna por el MVP del año 92, sólo por detrás de Jordan. Pero fue en Houston, junto a Hakeem Olajuwon, donde consiguió su primer y único campeonato de la NBA en 1995. The Glide completa su currículum con diez apariciones en el fin de semana de las estrellas y cinco selecciones en los mejores quintetos de la asociación.

13. Kobe Bryant (Charlotte Hornets, draft de 1996)

Deben estar tirándose de los pelos en Charlotte (aún) desde aquella noche de 1996. Lo más cercano que hemos visto de una reencarnación de Michael Jordan (nadie lo ha imitado mejor a nivel visual), Bryant moldeó su juego viendo vídeos y vídeos del escolta de los BullsTercer máximo anotador de la historia, 18 veces All-Star, cinco anillos, dos MVPs de las Finales, otras tantas máximo anotador de la temporada, doce veces en el primer equipo defensivo…y podríamos seguir. Posee la segunda mayor anotación histórica en un partido, con 81 puntos, frente a Toronto. Acusado -y con aparente razón estadística- de ser un jugador poco efectivo, es también el jugador con más tiros fallados de la historia de la liga. Eso no le aleja de lo que es. Supo cubrir el hueco dejado por His Airness en una liga que buscaba con ansias su próxima gran estrella y cumplió las expectativas. El jugador favorito de tu jugador favorito (probablemente).

12. Julius Erving (Milwaukee Bucks, draft de 1972)

Imagen de la NBA durante años y un jugador que cambió el rumbo de la liga, jugando por encima del aro como nadie lo había hecho antes. Es el único jugador que posee el MVP tanto de la ABA como de NBA. Dr. J llegó a la NBA junto a los Nets en 1976 y conquistó el corazón de muchos aficionados con un estilo eléctrico y vistoso para el espectador, lo que ayudó al baloncesto estadounidense a llegar a unas cotas de popularidad que había perdido en la década de los setenta. Ostenta también tres campeonatos (dos en la ABA y uno en la NBA, con los 76ers), cuatro premios al MVP y tres títulos de máximo anotador. Promedió 24,2 puntos y 8,5 rebotes durante su carrera, además de recibir 16 nominaciones al All Star Game. ¿Sabéis cuantas temporadas jugó? Si, 16.

11. Reggie Miller (Indiana Pacers, draft de 1987)

Cinco veces All-Star y 18 años en las filas del equipo de Indianápolis. Uno de esos mitos que se retiró sin poder alcanzar la gloria y grabar su nombre en la lista de campeones de la NBA. Provocador nato, rey del trash talk, es uno de los mejores triplistas que se recuerda, segundo en la lista de mayores anotadores de tres sólo por detrás de Ray Allen (y si no sucede nada extraño, dentro de poco detrás también de Stephen Curry). Su capacidad de anotación exterior fue clave para empezar a advertir a la liga de lo importante que iba a ser el tiro de tres. Un adelantado a su tiempo.

Pincha para comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más Equipos