Conecta con DBasket

Euroliga

Gran Canaria sufrió mucho en el OAKA.

Panathinaikos se luce ante Herbalife Gran Canaria

Los griegos fueron demasiado para un Gran Canaria al que se le notó cansado.

Herbalife Gran Canaria Panathinaikos
Fuente: Euroleague.net

Herbalife Gran Canaria sufrió los rigores de la Euroliga, cayendo por 102-87 en su visita a una de las canchas más complicadas de la competición. Los de Salva Maldonado nunca pudieron luchar por el partido. Lo más destacado, Marcus Eriksson.



Panathinaikos marca la pauta

Quintetos iniciales

-Panatinaikos: Calathes, Antetokoumpo, Langford, Gist y Mitoglou.

-Herbalife Gran Canaria: Hannah, Strawberry, Evans, Báez y Pasecniks.

Comenzaba el partido con ritmo pero bastantes imprecisiones. Clevin Hannah se jugaba las primeras bolas en ataque, como queriendo romper el hielo para Gran Canaria en la difícil pista griega. Transitábamos anclados en un 6-9, pero en una segunda jugada tras rebote, Eúlis Báez hizo diana desde el perímetro. Los de Maldonado doblaban en el marcador a los locales, y no tardó Xavi Pascual en pedir un tiempo muerto para abroncar con vehemencia a los suyos. Hizo efecto: seguidamente, un 6-0 de parcial para los verdes les permitió igualar la contienda. Si a Panathinaikos se le permitía correr, las opciones de triunfar bajaban para los canarios.

La segunda unidad helena se estaba imponiendo con claridad. Keith Langford cogió las riendas de su equipo, corría un parcial de 15-2 y Maldonado pidió un tiempo para serenar a los suyos y preparar una última jugada que no salió. Papapetrou acertó desde campo propio, pero tras consultar el review se comprobó que la canasta había sido fuera de tiempo,  un alivio para los españoles, que llegaban perdiendo 21-14 al final del primer cuarto.

El segundo acto empezaba bien para Herbalife, con un 0-5 de parcial liderado por Oriol Paulí. Lamentablemente, fue un espejismo, y Lekavicius volvió a poner las cosas favorables para Panathinaikos. La gran cruz hasta el momento de los isleños estaban siendo los rebotes; los griegos casi les doblaban en capturas. Llegábamos al ecuador del segundo cuarto con DeShaun Thomas como protagonista, imponíendose a Fischer en la pintura. Xavi Pascual tenía en pista un quinteto pequeño que estaba haciendo estragos en la defensa canaria, y la diferencia era ya de diez puntos, los mismos que llevaba Thomas en dicho cuarto.

En este último sprint del primer tiempo, los puntos seguían cayendo del lado de los atenienses. Continuamente, Herbalife Gran Canaria se enganchaba en la telaraña tejida por Xavi Pascual. Por desgracia, dos geniales conexiones entre Oliver y Pasecniks fueron prácticamente lo único que los amarillos pudieron llevarse a la boca, mientras la diferencia ya estaba en 16 puntos. El mal trago que los españoles estaban viviendo en el Oaka se reflejaba en que apenas veíamos circulación fluida de balón, y la selección de tiro era mejorable. Con un 50-36 nos ibamos al descanso, Gran Canaria estaba luchando con unas armas insuficientes para doblegar a los griegos.

Sufrimiento amarillo

Ya a vuelta de vestuarios no cambiaba mucho la decoración del partido, y para más inri, Calathes y Lasme, que hasta este momento del encuentro habían estado grises, empezaban a carburar sobre el parqué del Oaka. En un apagado Herbalife, solo el menudo base estadounidense Clevin Hannah veía luz en ataque. Quedaba aún mucho choque por delante, pero no se veía ánimo de remontada en el equipo gran-canario, y la diferencia no se movía de los 15-20 puntos.

No estaban pasando muchas cosas en el partido, salvo que Nick Calathes se estaba gustando con conexiones de mucha calidad haciendo exhibición de su gran abanico de pases. El partido se le estaba haciendo largo a los canarios y la contienda llegaba al final del tercer cuarto en máxima diferencia en favor de los helenos, 19 puntos.

Ya en el último acto del partido, Marcus Eriksson sacó la metralleta y colocó tres triples consecutivos y, con ello, su equipo vio algo de luz: la diferencia había bajado de los 15 puntos. Sin embargo, el rodillo verde no paraba y enseguida volvían los 20 de ventaja, y es que los atenienses ya habrán anotado 93 puntos a falta de casi cuatro minutos.



En los últimos vaivenes del partido vino la relajación por parte de los de Xavi Pascual, fruto de ello los amarillos, en este caso liderados por el alero sueco Eriksson y por Fischer, pudieron maquillar el marcador. Ya el partido expiraba, Panathinaikos, para regocijo de su parroquia pasó de la centena de puntos. 102-87 fue el marcador final.

Claves

Tras un inicio algo dubitativo, los de Xavi Pascual despertaron y pasaron el rodillo defensivo y ofensivo a Gran Canaria. Otro factor importante ha sido el cansancio, nunca se vio frescos a los de Maldonado, su calendario está siendo durísimo.

Herbalife volverá a la ACB habiendo rascado la primera victoria en esta doble jornada Euroliga. Aunque este partido empaña ligeramente la gran victoria que consiguieron ante el Barcelona. Este fin de semana, en la quinta jornada de la Liga Endesa, recibirán a Morabanc Andorra.

Pincha para comentar

Más Euroliga