Conecta con DBasket

Minnesota Timberwolves

La noche de Derrick Rose

Los Timberwolves vencieron a los Jazz con 50 puntos del base, que rompió a llorar al finalizar el encuentro.

Derrick Rose
Fuente: Brace Hemmelgarn-USA TODAY Sports

Sin Jimmy Butler y con unos Timberwolves convertidos en la zona cero del mayor culebrón de la NBA, Derrick Rose volvió a sentirse estrella. El ex MVP se fue hasta los 50 puntos, máximo de carrera, y ayudó a los de Minnesota a vencer a los Jazz esta madrugada.

>>Estadísticas completas



La NBA tiene historias bonitas e historias tristes. Pese a que de historias tristes estamos repletos año a año, ya sea por lesiones o por jugadores que empiezan a notar el paso del tiempo, las historias bonitas nunca faltan. Y hoy fuimos testigos de una. Derrick Rose volvió a 2011, en un esfuerzo que casi nadie ha sido capaz de hacer en la historia del baloncesto. Y digo casi nadie porque aún me acuerdo de Brandon Roy ganando un partido a Dallas en playoffs hace más de siete años.

Aún con el protagonismo indiscutible de Rose, tanto Timberwolves como Jazz lucharon mucho un partido de poder a poder y que se decidió en los últimos compases. El ex de los Bulls estuvo bien acompañado por Towns y Wiggins, mientras que por el lado rival Gobert y Mitchell les ponían las cosas difíciles a Minnesota. Hasta once veces cambió el líder del encuentro, con once empates en el marcador incluidos, claro indicador de lo apretado que estuvo el choque durante toda su duración.

Protagonista de principio a fin

Pero cuando el partido parecía encaminarse a la prórroga, el actor principal de esta noche apareció. Con los Jazz un punto arriba, Rose arrancaba desde la línea de tres hacia la pintura tras una doble pantalla de Gibson y Towns. Se emparejaba Gobert con él y, con un exquisito pump-fake, el nativo de Illinois hacia volar al francés para anotar con facilidad y poner el +1 para los Timberwolves, a falta de un minuto para el término del choque.



En la siguiente jugada, Gobert empataba el encuentro desde la línea de tiros libres, anotando uno y fallando el otro, con 36 segundos aún en el reloj del cuarto. Tras un tiempo muerto solicitado por Thibodeau, Rose volvía a coger la batuta. Nuevo bloqueo de Towns en la cabecera, aunque esta vez los Jazz no hacían el cambio y Dante Exum se quedaba con el base de los Timberwolves. No hubo problema. Towns alejó a Gobert de la pintura y Rose aprovechó el aclarado con una penetración, una media vuelta y un gancho que atravesaba la red enemiga para poner dos arriba a los de Minnesota (125-123).

Tras un tiro libre anotado por los locales y una rápida canasta de Exum por parte de los visitantes, Rose volvía a solicitar el balón y los Jazz le hacían falta personal. Casi rezando a los dioses del baloncesto, el base anotaba ambos tiros libres para poner los definitivos 50 en su marcador particular. Pero el peligro para los Timberwolves no acabó ahí. Con 13 segundos en el electrónico y tres puntos arriba, los Jazz dispusieron de hasta tres triples en una posesión en la que los de Thibodeau se olvidaron de cerrar el rebote defensivo. Pero ni Crowder, ni Ingles ni Exum fueron capaces de mandar el encuentro a la prórroga. Pitido final y Derrick Rose rompió a llorar. Where Amazing Happens.

Periodista amateur. Ingeniero de Sistemas. Creador de DBasket.

Pincha para comentar

Más Conferencia Oeste