Conecta con DBasket

Euroliga

Khimki encontró poca oposición en los grancanarios.

Herbalife Gran Canaria cae en Moscú

El Khimki dominó prácticamente todo el encuentro ante un Gran Canaria que solo pudo maquillar el resultado en el último cuarto.

Khimki Gran Canaria
Fuente: Euroleague.net

El Khimki de Giorgios Bartzokas consigue su primera victoria a costa de un Herbalife Gran Canaria que no logra competir en los desplazamientos de esta Euroliga. Los de Maldonado apenas opusieron resistencia al festival ruso. Shved fue el jugador más destacado del partido. Ningún jugador del equipo canario pasó de diez puntos, aunque maquillaron el resultado en el último cuarto.



Antecedentes

Se enfrentaban en el Mystichi Arena dos equipos de la parte baja de la clasificación. Los moscovitas tenían a cero su casillero de victorias, aunque las sensaciones que transmitía el equipo de Bartzokas estaban siendo mejores de lo que reflejaba la tabla. Por su parte, Herbalife Gran Canaria necesitaba resarcirse de dos derrotas consecutivas, la más dolorosa, la de la pasada jornada en ACB en San Sebastián.

El último precedente de este partido fue la final de la Eurocup de 2015 en que los rusos doblegaron a los canarios.

Pesadilla…y Shved

Quintetos iniciales

-Khimki: Shved, Bost, Jenkins, Gill y Thomas.

-Herbalife Gran Canaria: Hannah, Strawberry, Rabaseda, Tillie y Pasecniks.

Buen arranque del Granca en el Mystichi Arena, 0-5 para los de Maldonado, aunque enseguida los locales igualaron el tanteador. Se palpaba el nerviosismo y la necesidad de victoria de ambos equipos, en el juego se alternaban pérdidas con ataques brillantes. De salida, Khimki trataba de castigar desde el exterior, aunque la mayoría de los tiros iban desviados. El tanteo se paró durante muchos ataques en un empate a 12. A ninguno de los dos equipos parecía preocuparle seleccionar mal el tiro o perder balones.

Se estaba viendo un partido de ida y vuelta en que la nota predominante en el juego era la anarquía. Los moscovitas subieron el nivel físico en defensa, forzando a los de Salva Maldonado a cometer errores, era negativo para los suyos entrar en la ida y vuelta que proponían los rusos. Gran Canaria quedó anclado en el punto 16 mientras los de Bartzokas seguían anotando, la ventaja ya era de nueve puntos en favor de los locales. Para acabar el primer cuarto, Marcus Ericsson y Oliver desde la línea de tiros libres, acortaron a cuatro la diferencia (25-21).

Al comienzo del segundo cuarto, Gran Canaria no cerraba la vía de agua que Khimki le estaba haciendo en la pintura mediante Gill y Mickey, que se adornó con un gran mate. En la lucha de segundas unidades, Stefan Markovic estaba llevando bien el partido a su terreno, y el serbio era el principal actor de buenas transiciones defensa ataque, con asistencias a sus compañeros.

Si no eran pocos los problemas de los claretianos, Shved apareció en escena para anotar un triple desde ocho metros en la cara de Pasecniks, poniendo la diferencia ya en los diez puntos. A Gran Canaria le estaba costando horrores a anotar, mientras esto sucedía, Alexey Shved ya se había colocado en los 11 puntos. Transitábamos una fase delicada del partido para el conjunto amarillo donde, si Gran Canaria no mejoraba su ataque, iba a quedar apeado del partido antes del descanso, y es que ya eran 13 los puntos de diferencia.

Continuaba el partido sin que el panorama mejorase para los isleños, y para más desgracia, el máximo anotador de la Euroliga se había conectado de pleno en el partido. Otro triple en modo clutch ponía la diferencia por encima ya de los 15 puntos. Encima, el ex-Timberwolves estaba focalizando demasiado a la defensa de los visitantes. Si no era él quien anotaba, encontraba compañeros solos para tiros librados, como en una ocasión a Charles Jenkins. Se llegaba al descanso con 49-33, con un Gran Canaria pasándolo muy mal en ataque y recibiendo muchos puntos. Un 24-12 habrá sido el parcial de este segundo cuarto.

Reacción insuficiente

A la vuelta de vestuarios, Herbalife Gran Canaria, con más agresividad defensiva, iba descontando puntos a la diferencia. En esta situación, con una ventaja de 12 puntos a favor, Bartzokas tuvo que parar el partido para detener la mala dinámica de los suyos.

Seguidamente, Charles Jenkins volvió a poner las cosas en su sitio, tras un triple con asistencia de Shved. Los canarios no lograban rematar jugadas en ataque, y los rusos se aprovechaban de ello para que la diferencia no bajase de los quince puntos. Incluso los moscovitas se recreaban, dejando acciones para la galería como un reverso de Anthony Gill. La fractura no era ya solo numérica, sino también psicológica.

Gran Canaria parecía haber bajado los brazos. Con esta situación, y 22 puntos de desventaja, Salva Maldonado no tuvo más remedio que pedir un tiempo muerto. Khimki lo estaba haciendo todo bien, con los visitantes como convidados de piedra. El partido estaba tomando tintes de festival en favor de los de Bartzokas, que se iban 77-53 al final del tercer cuarto.

El último cuarto no tuvo más historia. Gran Canaria entregó la cuchara y el partido se convirtió en un correcalles, con Shved más en su salsa si cabe, que incluso se permitía el lujo de taponar. Ya en los últimos seis minutos Oriol Paulí intentaba animar a los suyos ante la relajación del equipo de Bartzokas. Los de Maldonado, en una última reacción, consiguieron dejar el marcador final en 87-72. Un último cuarto con un resultado de 10-19 era lo mejor que había dejado Herbalife Gran Canaria en el partido.



Claves

Hubo fases en las que el partido fue un festival de Khimki, que anotaron un total de 13 triples. Shved y Crocker por fuera y Gill por dentro desbordaron la defensa de Gran Canaria.

Ningún jugador de Herbalife Gran Canaria logró anotar más de diez puntos. La reacción final maquilló la mala imagen dada por los de Maldonado.

BAXI Manresa recibirá esta jornada de la ACB a un Gran Canaria necesitado de victorias y mejorar la imagen. La próxima jornada de Euroliga buscarán la segunda victoria en el Granca Arena ante Anadolu Efes.

Pincha para comentar

Más Euroliga