Conecta con DBasket

NBA

Highlights & Lowlights: Aprobados y suspensos para empezar

Repasamos en esta primera edición del Highlights & Lowlights varios nombres propios y otorgamos aprobados y suspensos a partes iguales.

Buddy Hield NBA

Llega la primera edición del Highlights & Lowlights y con ella la polémica. Cada semana repasaré tres nombres que estén haciendo las cosas bien y tres que no den los resultados esperados. No quiero que estéis de acuerdo con lo que escriba, ¡al contrario! No dudéis en comentar y en argumentar para mostrarme lo que os pasa por la cabeza o a quién habríais puesto vosotros en esta lista de luces y sombras: prometo leeros y enzarzarme con quien haga falta para defender a mis elegidos para tal (des)honor. Llevamos ya un tiempo prudencial de temporada regular como para dejar de creer en casualidades y en actuaciones puntuales y podemos empezar a hablar de tendencias, de estilos y a juzgar gestiones. Estoy impaciente por empezar a halagar y a despotricar, así que ¡comenzamos!



Highlight 1: Mike Budenholzer

Mi primera flor es para Mike Budenholzer. El técnico ha demostrado que era la pieza que faltaba en los Milwaukee Bucks para que el equipo empezara a alcanzar el nivel que se le presupone. El nuevo entrenador de los de Wisconsin no ha descubierto la penicilina, simplemente ha puesto en el epicentro a un tal Giannis Antetokounmpo y ha distribuido las réplicas a su alrededor para convertir a los Bucks en un auténtico terremoto en la Conferencia Este. La plantilla presenta pocos cambios respecto a la temporada pasada: si bien es cierto que Brook Lopez y Ersan Ilyasova son dos hombres contrastados, en ningún caso son estrellas capaces de alterar el rumbo de la franquicia.

Como he dicho, Budenholzer está utilizando una táctica parecida a la que permitió a LeBron James reinar en el este. En este caso, The Greek Freek hace de LeBron. El griego se dedica a generar con su impresionante ventaja física para finalizar cerca del aro o buscar al compañero abierto. Para ello, hacen falta buenos tiradores de tres, cosa que hay en el equipo aunque los entrenadores anteriores no quisieron verlo: Khris Middleton está lanzando por encima del 50% desde la larga distancia, Malcolm BrogdonTony Snell por encima del 40% y John Henson con un 40% de acierto exacto. Habéis leído bien, he escrito “John Henson“. El mismo John Henson que en sus primeros seis años en la liga había acumulado un 1/13 desde el perímetro este curso lleva un 8/20.

Milwaukee ha pasado de ser el quinto equipo que menos triples lanzaba y el tercero que menos anotaba la temporada pasada a ser el que más intenta y el que más mete en este inicio de curso. Sin duda, se nota la mano de un entrenador que estudió en las aulas de Gregg Popovich y que llevó a los Atlanta Hawks a ganar 60 partidos en la temporada 2014/15, cosa que le sirvió para llevarse el premio de Entrenador del Año. Este curso, al mando de los Bucks, tiene uno de los mejores jugadores del planeta y ha sabido encontrar roles ideales para sus escuderos. Mérito del señor Mike Budenholzer.

Highlight 2: Memphis Grizzlies

Siempre están ahí. Los Memphis Grizzlies están demostrando que la temporada pasada fue un desastre por culpa de las lesiones. Muchos por aquí pedíamos (y me incluyo) una reconstrucción para un proyecto que (y eso sigo manteniéndolo) no da para luchar por el anillo. Pero es que verlos es maravilloso. El Grit And Grind sigue existiendo y hay la sensación de que jamás morirá. El núcleo ha envejecido, sí: Mike Conley y Marc Gasol ya superan la treintena. Pero en el pasado draft se hicieron con Jaren Jackson Jr., un chaval que parece haber nacido para jugar al baloncesto en Tennessee, y también cuentan con otros expertos en esto del juego en equipo y sacrificio en defensa como son Kyle Anderson y JaMychal Green.

JaMychal Green es un jugador con un perfil adecuado para los Memphis Grizzlies.
Imagen de Joe Murphy (NBAE vía Getty Images).

Para colmo, Garrett Temple está viviendo sus mejores años en la NBA a las 32 primaveras tras ocho años en la liga (y uno en Italia) y vestir la camiseta de seis franquicia distintas antes que la de Memphis. Es pronto todavía, pero el récord de 5-3 ya no se lo quita nadie, habiendo dado señores sustos a buenos equipos. Puede que al final acaben bajando el pistón y se queden fuera de PlayOffs, pero estas líneas van dedicadas más al orgullo de la franquicia que a los meros resultados. Es la historia de cada año, excepto del pasado. Hay que matar diez veces a estos Grizzlies antes de darlos por muertos, y esta afirmación sirve tanto a lo largo de los años como en un mismo partido.



Highlight 3: De’Aaron Fox – Buddy Hield

Lo pongo después de una derrota de los Sacramento Kings para que no suene ventajista. Es cierto que los de Dave Joerger, en general, se han enfrentado a rivales de nivel medio-bajo, lo que les permite estar con un récord de 6-4. Pero también es cierto que, si nos dicen que los Kings están 0-10 o 1-9 tras diez encuentros esta temporada, nadie se habría llevado las manos a la cabeza. Pero esto no va de los Kings en general, sino de un par de muchachos que se intuye que darán que hablar durante los próximos años.

El backcourt de la capital de California, formado por De’Aaron Fox y Buddy Hield, está jugando a un muy alto nivel. Promedian, respectivamente, 18,6 y 19,7 puntos por partido y parecen confirmar que el futuro pinta muy bien en la franquicia. Fox fue la quinta elección del draft de 2017 y, por el momento, no tiene nada que envidiar a los cuatro que fueron elegidos por delante de él (quizás un poco solamente a Jayson Tatum). En cuanto a Hield, parece que el traspaso de DeMarcus Cousins no fue tan desastroso después de todo. Los Kings dieron a una estrella de la liga que no les iba a llevar muy lejos a cambio de, entre otros, este escolta que ha sabido encontrar en Fox a un compañero de fatigas con el que presentar la candidatura a mejor backcourt de la liga dentro de un lustro.

De’Aaron Fox y Buddy Hield están jugando a un buen nivel en este arranque de curso.
Imagen de Rocky Widner (NBAE vía Getty Images).

Las derrotas llegarán, sin duda. Y Sacramento acabará bajando posiciones y quedándose sin post-temporada. Fox y Hield no pueden obrar milagros (todavía) y no meterán en PlayOffs a un equipo que no tiene plantilla para ello ni de lejos y menos en la Conferencia Oeste. Lo que deben hacer en California es tener paciencia y disfrutar de las noches que les están brindando los pequeños de la casa para poder asaltar las posiciones altas de la clasificación cuando estos chicos estén a un nivel más elevado dentro de unos años.

Lowlight 1: John Wall – Bradley Beal

Y de un backcourt pasamos a otros. Mi primera pedrada es para los exteriores titulares de los Washington Wizards. Los resultados no son los que deberían ser en la capital y, por enésimo año consecutivo, el mal ambiente en el vestuario copa las portadas de la actualidad del equipo. Ha habido declaraciones de John Wall y Bradley Beal hablando mal de sus compañeros, acusándolos de egoístas.

Por estas palabras el base y el alero están en esta lista, no por los resultados. El mal comienzo de los Wizards provocó que sus dos estrellas no se mordieran la lengua al acusar a sus compañeros. Pues muy mal. Cuando eres la estrella y el líder de un equipo, los problemas se resuelven en el vestuario, no delante de unos micrófonos. Aunque sus acusaciones fueran ciertas (ahí no entro), ése no debe ser el modo. Das una imagen de división que poco ayudará. Algunos me dirán que ha funcionado y que Washington ganó anoche a los New York Knicks. Puede ser. O también puede que hayan ganado porque ya tocaba, porque ha empezado a tener minutos Dwight Howard tras su lesión o porque simplemente jugaban contra un equipo inferior.

John Wall y Bradley Beal han acusado a sus compañeros de ser egoístas.
Imagen de Brett Davis (USA TODAY Sports).

En cualquier caso, los trapos sucios deben lavarse en casa. Y Wall y Beal (sobre todo el primero) son demasiado aficionados a airearlos por ahí. Tienen buena plantilla, pero no la paciencia que es necesaria cuando vienen mal dadas. Y ya son muchos años demostrándolo.



Lowlight 2: Brett Brown

Con esta decisión espero recibir algún palo. El rendimiento de los Philadelphia 76ers está siendo de lo más regular del campeonato: ganan todos los partidos en casa y pierden todos los de fuera. Pero no pongo al entrenador Brett Brown en esta lista por este motivo (por lo menos directamente, aunque algo relacionado está). Lo que me ha hecho nominar al técnico de los Sixers es su cabezonería de poner a Markelle Fultz como titular. Aunque sea como falso titular.

La temporada pasada, los 76ers tenían un quinteto titular que daba miedo. Y de los más eficientes de toda la NBA. Con Joel Embiid y Ben Simmons como estrellas, bien secundados por dos trabajadores como Robert Convington y Dario Šarić y un francotirador desde el triple como es JJ Redick. Al final del curso pasado, cuando mejor jugó el equipo, contaban con Ersan Ilyasova y Marco Belinelli saliendo desde el banquillo para aportar tiro exterior. Esta temporada el rol de Ilyasova ha sido asignado a Mike Muscala y el de Belinelli a un Redick que ha pasado a la segunda unidad dejando vacante un hueco en el quinteto titular que ha sido ocupado por Fultz. Y la cosa no está funcionando.

Brett Brown ha dado la titularidad a Markelle Fultz en este inicio de curso.
Imagen de Jesse D. Garrabrant (NBAE vía Getty Images).

Tal vez Brown debería plantearse mandar a Fultz a la segunda unidad, donde jugará con menos presión y podrá tener todo el balón que desee para intentar demostrar porque fue un número uno del draft. Redick, en mi opinión, debe ser titular. Un posible candidato a ocupar el hueco de triplista que hay en la segunda unidad podría ser Wilson Chandler. Ahora que ha regresado tras su lesión, el nuevo fichaje de los Sixers puede asumir este papel. Ha lanzado triples a lo largo de su dilatada carrera con un 34% de acierto, lo que no es gran cosa, pero es un hombre lo suficientemente experimentado como para ocupar el rol que se le pida en el equipo. Depende ahora de Brown proponer alguna solución que acabe con Redick en el quinteto titular; yo le doy una idea, pero un entrenador como él (otro de la escula Popovich) seguro que sabe como solucionar el asunto.

Lowlight 3: Terrance Ferguson

Sí, lo sé. Es bastante cruel meter aquí a un jugador de segundo año con apenas 69 partidos en la asociación. Pero Terrance Ferguson tiene una oportunidad en los Oklahoma City Thunder que no está sabiendo aprovechar y eso en la NBA se paga muy caro. Cuando se supo que Andre Roberson no empezaría la temporada por una lesión, el nombre de Ferguson fue el que sonó para ocupar su lugar en la rotación de Billy Donovan. Nadie le pedía que hiciera lo mismo que Roberson, sobre todo en defensa. Sería completamente injusto. Pero por lo menos debía minimizar los daños de la ausencia del escolta.

Terrance Ferguson no está aprovechando la oportunidad que se le ha presentado.
Imagen de Jae C. Hong (AP).

Y no lo ha hecho. Ha sido titular en los ocho encuentros de los Thunder jugando ocho minutos por partido más que la temporada pasada y las estadísticas no indican nada bueno: anota los mismos puntos por choque y ha bajado en tapones. Si extrapolamos sus números a 36 minutos de juego, sólo ha subido respecto a la campaña pasada en asistencias (0,2 más por partido) y en rebotes (aumento de 0,4). Incluso tira menos, tanto tiros libres como triples como tiros de campo, y con peores porcentajes en todos los casos. La defensa tampoco es para tirar cohetes: sólo cuatro robos y un tapón en ocho partidos para un hombre que debería encargarse de labores defensivas. Y, como puntilla, acumula un +/- de exactamente 0, salvado por el +34 que sumó ante Los Angeles Clippers.

En los últimos tres choques, donde sus minutos en pista se van reduciendo poco a poco, ha cometido un total de 13 faltas personales, lo que indica que le suele costar defender sin cometer infracciones. Sin duda, Ferguson debe ponerse las pilas si quiere seguir contando para el equipo técnico una vez Roberson regrese de su lesión en diciembre. Necesita dar un golpe encima de la mesa y demostrar que tiene un hueco en la rotación. De momento, el último partido ante los Wizards (terminó con 9 puntos con 3/5 en triples) es una pequeña muestra de que tiene la capacidad para estar ahí, ahora le falta la constancia.



Pincha para comentar

Más Conferencia Este