Conecta con DBasket

Euroliga

Olympiacos 91-87 Baskonia

El Baskonia sufre una cruel derrota en El Pireo

El Baskonia cayó en Grecia tras ir ganando durante gran parte del partido. Vildoza y Poirier, los mejores.

Baskonia Olympiacos
Fuente: Euroleague.net

El Baskonia cayó de la manera más injusta en la difícil cancha del Olympiacos. Los baskonistas, con bajas del calibre de Shengelia, Granger o Garino, sufrieron un bajón notable con la quinta falta de Poirier. El Olympiacos, sin Milutinov, tuvo a muchos jugadores en dobles dígitos para hacer olvidar el pésimo partido de Spanoulis.



Quintetos

-Olympiacos: Mantzaris l Strelnieks l Papanikolau l Printezis l Bogris

-Baskonia: Huertas l Janning l Shields l Voigtmann l Poirier

El Baskonia impone el ritmo desde el inicio

El primer cuarto fue el único, además del inicio del segundo, en el que los locales tuvieron ventaja en el marcador. Pese a ello, los de Euskadi supieron hacer frente a Printezis de la mano de la dupla Huertas-Poirier para acabar el primer cuarto por delante. Los locales anotaron una alta cifra de puntos que les permitía seguir luchando de tu a tu al final del primer periodo, con un 20-22 para los azulgranas.

En el segundo periodo, el Olympiacos volvió a tener dos minutos de superioridad en el marcador, hasta el parcial de 0-8 visitante que les volvía a otorgar la ventaja. Los locales encontraron en su banquillo una joya durante la primera mitad en Williams-Goss, que era el estandarte ofensivo de los griegos. Su némesis lo encontraba en Huertas, que además de puntos, repartía asistencias, sobre todo a Voigtmann, para alcanzar una máxima de 7 tantos. Esta se vio reducida al final del periodo a base de tiros libres locales hasta el definitivo 43-47.

Papanikolau ejecuta y dicta sentencia

Otro buen arranque visitante establecía una nueva máxima diferencia, que solo pudieron reducir ellos mismos a base de pérdidas y de los malos tiros de Janning. A mitad de cuarto la dinámica de partido sufrió un cambio radical, dando paso a dos buenas defensas, que brillaron más de lo debido por culpa de los fallos de ambos equipos.

Los errores en el tiro de dos de los visitantes, que hasta ahora habían sido escasos, sirvieron para que los locales redujeran la diferencia e incluso se llegaran a poner por delante con 8 tantos seguidos de Papanikolau. Poco le duró esa ventaja al conjunto local, que ingirió un parcial de 0-9 desde aquel momento hasta el final del tercer cuarto, haciendo que acabaran el cuarto con la diferencia más repetida durante el encuentro: 7 tantos (55-62).

El Olympiacos encontró una vía por la cual podían hacer daño a los vascos: el rebote ofensivo, más aún cuando estos perdieron por cinco faltas a Poirier, quien estaba siendo el mejor de los suyos. Cuando los rojiblancos estaban más cerca que nunca de revertir el resultado, dos acciones consecutivas de tres puntos de Vildoza volvían a dar diferencia suficiente a Baskonia como para tomarse un respiro. Pero sin Poirier, y con la minutada que llevaba Voigtmann sobre sus hombros, los locales seguían haciendo daño desde dentro, especialmente Zach Leday, hasta colocarse a uno, momento en el que Vildoza anotó un triplazo a falta de dos minutos que, viendo la actitud de ambos equipos, se antojaba ganador.

La mala defensa visitante, especialmente de Diop, que no estuvo a la altura para recoger el testigo de Poirier, y los fallos desde el 4,60 permitían a Olympiacos tener una última jugada para empatar a falta de 15 segundos. Graso error del Baskonia el no hacer falta, puesto que Papanikolau anotó una mandarina a tablero al más puro estilo Sergio Llull para mandar el partido a la prórroga con empate a 80.



Baskonia pagó caro el cansancio

Papanikolau daba el pistoletazo de salida con su sexto triple (eso si, cero tiros de dos), que respondió Vildoza con un tiro de media distancia, por lo que el partido seguía con esa dinámica de duelo de estrellas entre ambos. Vildoza, destacado visitante en el último cuarto con 17 puntos, no fue capaz de anotar más, por lo que el Baskonia se apagó ofensivamente. Los interiores locales seguían haciendo daño hasta el punto de sentenciar el partido. Una canasta de Huertas colocaba el definitivo 91-87 para los griegos, que estuvieron por detrás durante el 90% del encuentro.

Pincha para comentar

Más Euroliga