Conecta con DBasket

NBA

Stephen Curry saca pecho y le da un trabajado triunfo a los Warriors

Stephen Curry finiquitó un partido bastante igualado. Nueva buena actuación de Luka Doncic.

Warriors Mavericks
Fuente: USA Today

El partido en el American Airlines Center arrancó con ambos equipos apostando a sus variantes ofensivas. Golden State Warriors lo hizo con Kevin Durant, quien aprovechó el emparejamiento con un interno como Max Kleber para marcar ocho puntos en el primer cuarto. Dallas Mavericks, por su parte, no se durmió en los laureles y se mantuvo a tiro gracias a Wesley Mathews, el cual hizo de todo un poco para que los texanos mantuviesen la ventaja al final de los primeros 12 minutos (25-29).

>>Estadísticas completas



Tras la pausa, Luka Doncic comenzó a tomar protagonismo, a producir juego desde su dribbling y gracias a picks and rolls centrales o en los codos, que le permitieron tanto aumentar su anotación como alimentar al resto de sus compañeros. No obstante, Golden State continuó prendido al ritmo del partido (muchos ataques y pocas defensas) propuesto por Rick Carlisle y castigó cada error con canastas de Kevin Durant y Stephen Curry.

En el tercer cuarto los californianos subieron la intensidad defensiva, limitaron las vías de anotación mediante cambios en todos los bloqueos y marcaron tanto dentro como fuera de la llave para sacar una luz de ventaja en los primeros siete minutos (86-79). Todo cambió cuando Doncic volvió a entrar en el rectángulo de juego. Mediante sus aclarados, los texanos consiguieron contrarrestar la propuesta de los de Steve Kerr y se acercaron nuevamente en el marcador, tras un triple del propio Luka en la penúltima jugada del cuarto (92-88).

El último parcial fue un recital ofensivo en el que ninguno de los dos equipos quiso ser menos que el otro. Mediante jugadas de bloqueos directos o indirectos para mandar al poste a Kevin Durant o para que Klay Thompson saliese a lanzar, los Warriors dieron el primer golpe, mientras que Dallas encontró variantes en un crisol compuesto por algunos titulares (DeAndre Jordan y Harrison Barnes) y algunos suplentes (Brunson). Con aclarados y jugadas en contragolpe, Devin Harris sorprendió a todos, rompió el esquema rival y anotó cinco puntos consecutivos que hicieron enloquecer al público, el cual gritaba con emoción: “vamos Mavs, vamos Mavs“.

No obstante, Golden State quiso ser el hueso duro de roer, aguantó los golpes y se levantó como un ave fénix entre las cenizas. Con Durant, Thompson y Curry (dos puntos cada uno) los californianos volvieron a poner el partido en tablas con un minuto restante en el marcador (114-114). Tras ello, fue otra vez Stephen quien se hizo cargo de la situación, sacó pecho y marcó un triple clave que terminó con las esperanzas de victoria de los locales. Luego, en la última jugada, el número 30 fue mandado a la línea de los libres y marcó los dos para liquidar la situación (119-114).

Estudiante de comunicación social. Enfermo del básquet y especialista en NBA. Si hay foul que queden marcas. No te tomes la vida demasiado en serio, total no saldrás vivo de ella.

Pincha para comentar

Más Conferencia Oeste